Turismo

Está aquí: 

Recursos naturales

Azua cuenta con bellísimos recursos naturales, como sus extensas playas, Las Salinas, y la cascada conocida con el nombre de Vichí, con sus famosas aguas medicinales.

En la comunidad de Yayas de Viajama se encuentra el balneario La Sulsa, cuyas aguas sulfurosas son utilizadas por los bañistas para enfrentar ciertos problemas de salud. También hay muchos pozos naturales de agua y algunos de petróleo.

No podemos dejar de mencionar las hermosas aguas de las Caobitas, playa que se distingue por sus espesos manglares y por los corales que adornan esta agua del color verde-azul. También esta Playa de los Negros que según los habitantes de esa comunidad, recibe su nombre debido a que sus primeros moradores fueron los negros esclavos traídos por los colonizadores. Otra es Caracoles, ubicada en la Bahía de Ocoa, donde se produce uno de los más hermosos atardeceres y famosa por haber recibido la expedición guerrillera del coronel Francisco Alberto Caamaño en 1973.

Entre sus playas se encuentran: Playa MonteRio, Playa Caobita, Playa Blanca, Playa Tortuguero, Playa El Barco, Playa Ubero, Playa Ubita, Playa Bijia. Y entre sus ríos y arroyos: Río de las Yayitas, Río Irabon, Río Via.

Playa Las Caobitas
Playa MonteRio
Playa Tortuguero
Playa Blanca
Arrow
Arrow
ArrowArrow
Slider

 

Azua tiene ruinas coloniales, monumentos, parques nacionales y lugares de interés arqueológico.

Esta provincia es atractiva por las ruinas de la antigua ciudad, donde se dice que se encuentran los restos del líder indígena Enriquillo. También está El Número, lugar donde se libró una de las más importantes batallas de nuestra independencia, el 19 de marzo de 1844. Otros lugares encantadores de la provincia son El Corbanito, importante centro turístico en la Bahía de Ocoa; Playa Chiquita, una preciosa ensenada de arena gris y aguas cristalinas poco profundas, y Monte Rio, otra bella playa donde se dice que Hernán Cortes (el conquistador de México, que fue notorio de la ciudad de Azua antes de ir a ese país) descansaba y aprovechaba sus tiempos de ocio para escribir.

 

Monumentos y edificaciones

Azua además de contar con hermosas playas, posee también edificaciones muy antiguas tanto de orden histórico como social y religioso; algunas han sucumbido a causa del tiempo o han sido víctimas de los desastrosos terremotos a los cuales se ha sometido la ciudad.

  • Biblioteca Municipal y Centro Cultural Hector J. Díaz
    La Biblioteca Municipal lleva como nombre ATHENE fue fundada el 15 de agosto de 1925 por Héctor Viriato Noboa, un azuano que fue poeta y periodista, que fundo también la Sociedad Cultural ATHENE y fue su presidente. Esta fundación todavía persiste.
    Una calle de la ciudad lleva el nombre del fundador en recuerdo de su vida y su obra.
  • Club 19 de Marzo
    El Club 19 de marzo fue fundado en 19 de octubre de 1919 por distinguidas personalidades de la ciudad de Azua. Su nombre se debe a la gloriosa batalla del 19 de marzo.
    En este se realizan dos elegantes bailes con motivo a dos fechas memorables el 19 de marzo (batalla) y el 8 de septiembre (patrona).
  • Ruina de las Mercedes
    Construida el 31 de octubre de 1752 en los terrenos donados por Gregorio Feliz y su esposa María Ovando. Fue usado como cementerio hasta que se construyó el que está en la calle Nicolás Mañón.
  • Monumento a los héroes del 19 de Marzo
    Este monumento fue realizado por el escultor Antonio Prats Ventos y esta situado en el parque 19 de marzo, en su estructura están inscritos los nombres de los que participaron en la batalla 19 de marzo:Pedro Santana, Antonio Diverge, Francisco Soñé, Vicente Noble, Nicolás Mañón, Matías de Vargas, José del Carmen García, Manuel Mora, Feliciano Martínez, Juan Esteban Cear.
  • Parroquia Nuestra Señora de los Remedios
    En 1511, el primer obispo de Santo Domingo, Fraile García de Padilla, inicia la primera iglesia en Azua (Pueblo Viejo). Fue inaugurada en 1514. No se sabe cuánto duro, ni a que se debió su desaparición.La segunda iglesia no se sabe cuándo fue construida; pero se sabe que fue saqueada por corsarios, y lo que estos no destruyeron lo hizo un terremoto.En 1666 se construyó la tercera iglesia que se quiso hacer de piedra. Pero la pobreza de la región, a causa de asaltos y robos, solo dio para hacerla de madera. Once años más tarde, en 167, ardió con el pueblo entero. Tres años más tarde ya estaba levantada otra de madera; pero el terremoto de 1751la destruyo siendo esta la última iglesia de la antigua Azua. Pueblo Viejo es hoy su recuerdo.Con el nuevo emplazamiento de la ciudad, se levantó otra de maderas preciosas, para que resistiera al paso del tiempo. Pero, otra fatalidad, los haitianos la quemaron junto con todo el pueblo en 1844.De la actual iglesia (arriba) si se tiene registro fidedigno en la inscripción sobre mármol junto al altar del santísimo. Dice textualmente: “Se empezó esta iglesia en 1882 y se concluyó en 1889 siendo cura y vicario foráneo el Señor Canónigo y Honorable Presbítero DON PEDRO RAMÓN SUAZO.